"Y cuando Dédalo, con toda su sabiduría e inteligencia, ufano de su gloriosa ciencia,
vio bajar el sol, descubrió su sombra, negra, aciaga, creciente, voluptuosa, y
entonces entendió que él también estaba allí."

Índice

domingo, 17 de febrero de 2013

UN ALMA EFÍMERA



SE SACUDE
TODO LO QUE LLEVA ENCIMA
La calma ensimismada,
el sátiro ebrio,
la locura desenfrenada
de la naturaleza de carne y hueso
lo abstracto o lo invisible,
el regocijo de la razón,
la inmaculada.
El aire de la inexistencia
Donde viven sus demonios
Sin demora.
Y MUERE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total