"Y cuando Dédalo, con toda su sabiduría e inteligencia, ufano de su gloriosa ciencia,
vio bajar el sol, descubrió su sombra, negra, aciaga, creciente, voluptuosa, y
entonces entendió que él también estaba allí."

Índice

viernes, 23 de diciembre de 2011

YO SÓLO PASABA POR ALLÍ

José Antonio Nisa
 

Mordí el polvo tras el primer golpe, me removí en el suelo, y sólo deseaba que todo se acabara cuanto antes para poder levantarme e irme a casa. Pero no, de pronto, me patearon en la ingle una y dos veces seguidas. Bramé. Me volví en un acto reflejo y, ante la posibilidad de recibir más golpes en el suelo, intenté levantarme. Entonces me patearon el pecho con una de artes marciales. Me golpeé la cabeza contra la tierra y perdí el sentido por unos segundos. Durante los siguientes instantes en que parecía que ya había sido suficiente mi merecido, las injurias caninas se sucedían: "Perro asqueroso.Te van a dar ganas de volverlo a hacer." Y entonces se me ocurrió hablar: "Están confundidos. Yo no conozco a esa mujer de nada." Un pie volvió a sacudirme con violencia el costado. Entonces, logré retener la pierna con mi brazo. "Hijo de puta, maldito hijo de puta, suelta." Y se desprendió de mí pisoteándome el brazo que encogí rápidamente.
La chica habló entonces algo que no logré entender muy bien. El tipo le respondió: "No me jodas, ¿qué me dices?" Ella volvió a hablar, y ahora sí la entendí: "No sé, puede que no sea él. Puede." El hombre se atemperó: "Mira, vámonos de aquí antes de que me cabree." Pero ella se volvió y me retiró la cartera de la chaqueta. Yo no ofrecí resistencia. "Por si acaso, me tomaré mis cincuenta euros.", dijo la chica. Y huyeron del lugar.
Un vagabundo acercó su cara a la mía. Me tocó los párpados y reaccioné. "¿Quieres que pida ayuda, amigo?", me dijo. Pero mi cuerpo era lo de menos, ante todo yo quería tener razón, y por eso volví a repetir:"No conozco a esa mujer de nada. Yo sólo pasaba por aquí y un hombre en calzones me abordó para robarme los pantalones. Luego llegaron los otros tipos con la chica". "Sí, ya veo.", y prosiguió: "Iré a buscarte algo de ropa...Pobre diablo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total