"Y cuando Dédalo, con toda su sabiduría e inteligencia, ufano de su gloriosa ciencia,
vio bajar el sol, descubrió su sombra, negra, aciaga, creciente, voluptuosa, y
entonces entendió que él también estaba allí."

Índice

lunes, 3 de septiembre de 2012

UN SIMPLE ARREBATO

J.A.Nisa
               

El sol ya había ocultado su redondez por el horizonte y el centro comercial ya había encendido sus luces de neón cuando ellos atravesaron la puerta y recorrieron el pasillo hasta el acceso a la tienda. A medida que se acercaban, el murmullo de la cafetería subía poco a poco de tono hasta que, al llegar a su altura, ella giró la cabeza y lo vio. Luego supo que no fue el ruido lo que atrajo su vista hacia aquel lugar sino que había sido el diablo quien, con su capa negra y aciaga, la había obligado a mirar a aquel rostro conocido, quieto y sonriente, entretejido en la multitud del mostrador, casi escondido del mundo, pero eternamente insoslayable para ella.
Quedó conturbada al verlo. Nunca habría esperado encontrarlo en aquel lugar. De forma que su primera reacción fue volver la mirada, gesto impulsado por un instinto de supervivencia; sus ojos se volvieron rígidos, encajados en un rictus nervioso que Lucas no percibió cuando ella, inesperadamente, se excusó para ir al baño.
Lucas la esperó con cara complaciente en la línea de entrada. Le gustaba ir a su lado cuando ella recorría todas las estanterías de ropas mirando vestidos y prendas que él juzgaba siempre en voz alta, como si sintiera continuamente la voz de ella pidiéndole ayuda. Pero ella nunca miró a Lucas con los ojos de su corazón, y soñaba sin saberlo, sin ser consciente de sus propios sueños, con aquel hombre errado en su vida, que le había sido negado por su destino, que había llegado a destiempo, cuando ya el proyecto de su vida había sido trazado, para perturbarla y sacarla de su camino, cuando ya había pagado a la sociedad el canon de la felicidad que alguien había vaticinado. Y a veces se miraba al espejo con su vestido y de repente imaginaba a aquel hombre que secretamente llenó sus entrañas y abrió en canal su corazón para que ella derramara toda la sangre y pasión que no habría de derramar en toda su vida, y él miraba aquellos vestidos y le sonreía mirándola desnuda a través de los vestidos, como si no los llevara puestos o fueran solo una excusa para tomarla por la cintura y besarla apretándola con una fuerza tierna que la deshacía, y para ella los vestidos no tenían más olor que el olor que ella guardaba de su sudor, un sudor guardado en su memoria como si fuera su propio sudor. Y era en aquellos momentos cuando Lucas se acercaba a ella y le decía “este me gusta más que el rojo” o “me gusta más fruncido”, y ella se sentía de repente una princesa rota, a la que su padre el rey jamás había permitido abandonar los sueños de intramuros, estériles y agotados por los años y las lágrimas.
Entonces, atizada por el fuego ardiente del recuerdo, tuvo la perspicacia de urdir una escapada, tontamente, fingiendo necesitar tomar un tentempié, mientras Lucas, un tanto perplejo, era encomendado a realizar el resto de la compra.
Se encaminó con diligencia hacia la cafetería, esperando encontrarlo en aquella pose diabólica apoyado en la barra, pero él ya no se encontraba allí. Entonces una vibrante ansiedad comenzó a apoderarse de ella, y sabiendo que nunca lo encontraría entre aquellos pasillos paseando en busca de ninguna cosa que necesitara, porque sabía que él nunca había necesitado nada, porque su alimento era un alimento salvaje que solo obtenía entre las pasiones que se mueven entre los hombres, atravesó la puerta automática que daba al exterior.
Allí estaba él, apoyado contra una columna, fumando y mirándola caminar hacia él, contemplando toda su figura con la misma mirada extática con que atravesaba sus ojos. Ella se acercó y, antes de decir ninguna palabra, miró atrás, tras lo cual se lanzó hacia su cuerpo para abrazarlo. Sabía que tenía pocos minutos para estar con él, y aun así las palabras no salieron de su boca. Fue él quien primeramente dijo: “Cuánto he deseado verte en estos años”, pero ella solo tomó de nuevo su mano y la apretó. Luego él preguntó por el niño. “Es algo más que un hijo. Es nuestro amor”, dijo ella. Sin embargo, aquella frase no tuvo el eco con que había sido cargada, quizá para la posteridad, pues su nombre sonó por detrás de ella. Era Lucas, que se acercaba visiblemente contrariado al no encontrarla en la cafetería. Entonces ella se apartó de él tímidamente, y simuló una despedida de amigos, una despedida liviana, desprendida, solaz; pero su cara no la acompañó y Lucas inmediatamente supo que algo extraño ocurría. Miró entonces hacia él y, al cruzar fugazmente las miradas, aquellos ojos conocidos, retratados en su propio hijo con la similitud insuperable de la naturaleza, le iluminaron con un destello cegador y le hicieron comprender que era él, aquel hombre que nunca conoció y que quisieron ocultarle hasta la muerte. Entonces Lucas hizo un movimiento hacia él y comenzó a cabalgar en un conato de ira:
- Es él, lo sé, es él. No tengo duda.
Pero ella se interpuso y lo sujetó por los brazos.
- Tengo que ajustar cuentas con él, desde hace tiempo –continuó, vibrando entre impulsos obscenos de su cuerpo, amenazantes, tendiendo a él.
Mientras tanto el otro se perpetuaba en su silencio, con su cara hierática, su cabeza altiva, complacido en su quietud, contemplando con mirada pétrea a aquel individuo que se agitaba en su inconsistencia.
Lucas se removía e intentaba zafarse de ella para encararse con él, sabiendo que aquello sería desafiar al amor y a las fuerzas de la naturaleza, sabiendo en su más recóndito conocimiento que aquella escena estaba condenada a ser diluida en la felicidad que él había trazado para su vida y la de ella, y que el drama no había sido hecho para entrar en su vida por ninguna puerta, y mucho menos por la puerta de la violencia. Y sin embargo, algo le empujaba a moverse y a dirigirse hacia él quizá para solo mirarlo a la cara y quedar batido al instante, o tan solo para retractarse de todo lo que había blasfemado, o tan solo para mirar aquella cara y decirse a sí mismo: “Este es el rostro que mi imaginación nunca pudo construir”.
Hasta que al fin ella se cansó de aquella contención impotente y gritó:
- ¡Lucas! Eres un imbécil. Me iré y te dejaré con él, a solas, si es eso lo que quieres.
Lucas cedió por un momento y lo miró. Miró su frente fruncida en actitud reposada, como consecuencia de los latigazos del sol y del tiempo; miró a aquellos ojos zarcos que penetraban en el aire sólido y lo ondulaban, quizá esperando y deseando por fin una confrontación que le hiciera entrar por alguna hendidura, aun dolorosa, a la vida que le fue prohibida; miró y se dio cuenta de que nada de lo que él pudiera hacer merecía la pena y que su vida estable en un mar ostensiblemente sereno no podía ser quebrada por ninguna pasión furibunda. Y al fin Lucas dijo:
- Bueno, quizá tengas razón. Puede ser que me haya equivocado y no sea él.
Entonces todo volvió a la normalidad. Lucas y ella se volvieron hacia la entrada y él  quedó allí, de nuevo apoyado en la columna, aspirando el humo del cigarro negro y exhalándolo hacia un cielo que se sumía en la oscuridad del ocaso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total