"Y cuando Dédalo, con toda su sabiduría e inteligencia, ufano de su gloriosa ciencia,
vio bajar el sol, descubrió su sombra, negra, aciaga, creciente, voluptuosa, y
entonces entendió que él también estaba allí."

Índice

miércoles, 5 de junio de 2013

VORACIDAD



El lobo aúlla. El lobo adoctrina a sus lobeznos para que no se dejen atrapar, el lobo enseña a amar a las ovejas.  Porque tras el amor más desenfrenado se encuentra la voracidad.
Si su instinto le hiere al ver a una oveja, si su instinto le traiciona hasta el punto de arriesgar su vida a la vista del pastor avezado y bien armado, si su instinto le hiere cuando las ovejas no retozan a su vista, es porque por encima de todo el lobo ama. Devorar a quien el instinto señala, amar, correr campo a través, arriesgarlo todo penetrando en la ciudad en busca de la presa, luz de la vida, cegadora. 
Pero este lobo está aquí, atrapado por el hombre, entre barrotes. Se mueve intranquilo, dando vueltas y vueltas en torno a un árbol cargado de frutos. De vez en cuando cae alguno, pero él lo rechaza, y lo arroja fuera de su vista, para que no le enturbie la vista a los visitantes. El encargado del zoo le echa carnaza, y el lobo se echa a llorar.
Ya se ha acostumbrado a las pastillas que le suministran antes de que llegue la noche y su instinto se derrame entre los sonidos penetrantes que manan de sus fauces encogidas. Ya se ha acostumbrado a frotar sus colmillos contra el tronco en señal de locura. Ya ha aprendido a esperar, entre su locura. A esperar amando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total